Loading...

SMART. INTERNET(S): UNA INVESTIGACIóN

Frédéric Martel  

0


Fragmento

AFrédéric Martel

Smart

Internet(s): la investigación

Traducción de Núria Petit Fontserè

TAURUS PENSAMIENTO

Índice

NOTA DEL EDITOR

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

PRÓLOGO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

1. El Valle. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2. Alibaba y los cuarenta ladrones . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
3. Móvil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
4. «IT significa Indian Technologies» . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5.

SMART CITY

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
6. Revitalización urbana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
7. My Isl@m . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
8. El regulador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
9. De la cultura al

CONTENT

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237

10.

SOCIAL TV

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279

11.

GAME OVER

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 311
12. «.eu». . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329

EPÍLOGO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363

LÉXICO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397

FUENTES

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 407

Prólogo x x x quí los cibercafés ya no están de moda. Poco a poco van cerrando. Hoy todo el mundo tiene internet en casa. Y la gente va a los cafés donde suelen tener wifi gratuito», me dice Bashar. El Login Café, cuyo logotipo consiste en cuatro pequeñas arrobas que simbolizan internet, está situado en una plaza muy tranquila del centro de la ciudad, bordeada de árboles y con flores. En los menús de este bar estrecho, que consta de dos pisos, se puede leer en letras rojas y en inglés: «Like Us on Facebook». Y en los posavasos redondos pone «Log to Your Mood». Este eslogan web —Conéctate a tu (buen) humor— resume el optimismo de un espacio que parece gustar a la juventud local. Al Login, que es a la vez un cibercafé y una cafetería como tantas, la gente va a conectarse a internet, a pedir un cheeseburger o un applestrudel, a tomarse un milkshake con cookies Oreo o un zumo de guayaba. Aquí no sirven alcohol.

Aunque internet ya no da dinero a los cafés, el consumo de comida y de bebidas sigue siendo un buen negocio, como en todas partes. «A veces los clientes toman fotos de los platos que les sirven en el Login Café y las cuelgan en Facebook o en Instagram», afirma Bashar, el gerente del coffee shop, fascinado por un fenómeno global bastante desconcertante. Bashar también constata que las redes sociales están sustituyendo a los blogs. «Por las mañanas aún vienen algunos blogueros. Piden un café, se conectan a internet y cuelgan sus artículos, pero ya no es como antes».

Y Bashar añade, por si acaso: «Aquí el código wifi es “logincafe”, todo junto». Blandiendo su smartphone HTC y una tableta que opera con Android, me muestra que la cosa funciona, que efectivamen

«

Smart te estamos conectados. En una gran pantalla del primer piso, que también está conectada, observo que hay un vídeo mashup de Lady Gaga y Madonna. Luego ponen unos fragmentos de un blockbuster estadounidense. Otro día, veré allí la cadena National Geographic, transmitida a través de internet.

Aquí, como en todas partes, la gente conoce Google, Apple, Facebook y Amazon, a los que con un acrónimo bastante feo llaman los GAFA. Cada tienda tiene su sitio web referenciado en Google y su página de Facebook, y observo a varias personas utilizando aplicaciones de iPhone y de iPad. También iTunes tiene mucho éxito. Amazon, en cambio, no se usa. Aquí no hay entregas de productos culturales. Ni de ninguna otra clase. Pero la gente sí se descarga ilegalmente las películas, mira el último ídolo de moda en YouTube o llama gratis con Viber.

A la entrada del Login Café hay un retrato enorme. Se distingue la cara de un rapero estadounidense representada con una infinidad de pequeños mosaicos. Bashar me asegura que es Eminem. Uno de los once camareros que trabajan aquí lo interrumpe y afirma que es Jay-Z. El personal inicia una discusión a la entrada del café. ¿Se trata de un rapero negro o blanco? ¿No será Tupac? ¿O a lo mejor es Kanye West? En realidad, es difícil de decir, pues la obra de arte está estilizada. Hacen una foto del cuadro y me prometen que me darán la respuesta por Skype.

A pocos metros del Login Café, también la tienda 3D fue un cibercafé. Pero tuvo que adaptarse a los nuevos tiempos. Hoy es una sala de videojuegos donde una veintena de chicos —ni una sola chica— pasa el rato jugando a Battlefield 3, Call of Duty o GTA 4. Les cuesta el equivalente de un euro la hora por jugador. Dos estudiantes vienen aquí regularmente a jugar un partido de fútbol virtual de PES2013 y naturalmente, me dice uno de ellos, «elegimos los colores del Real Madrid». Los dos jóvenes tienen sendos smartphones en las manos: un Galaxy S III de Samsung el uno y un iPhone 4 de Apple el otro. «Aquí es fácil tener internet. Todo el mundo tiene internet. Es barato. En casa o en el smartphone tenemos Facebook, Twitter, Instagram. Intercambiamos mensajes con nuestros amigos por WhatsApp, llamamos a nuestros amigos al extranjero por Viber, y todo eso es prácticamente gratis», me comenta uno de los chicos. Y el otro añade: «Yo soy completamente adicto a Twitter».

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta