Loading...

SUEñOS EN LA GRAN MANZANA (SERIE NEW YORK ACADEMY 2)

Ana Punset  

0


Fragmento

imagen

Unos ojos grises que me desafían. Normalmente no respondería, pero a ellos sí, a él sí. Su boca se pliega en una sonrisa tímida antes de abrirse. Cuando noto el calor dulce de su aliento en mi cuello, ya no hay marcha atrás. Cierro los ojos y espero ansiosa que me toque, que me acaricie, que imprima sus huellas en mí...

«Empezamos el descenso y aterrizaremos en el aeropuerto JFK a las cuatro de la tarde. En Nueva York la temperatura es de cincuenta grados Fahrenheit.»

De pronto, la imagen de Hugo se volatiliza. ¿Por qué? ¿Qué está pasando? ¡Vuelve!, me dan ganas de gritar. Y aunque me obligo a mantener los ojos cerrados tapándome la cara con la mano cogida a la chaqueta, no la recupero, no vuelve.

imagen

«Espero que el viaje haya sido de su agrado.»

Otra vez esa voz espectral que me interrumpe el momento como una bofetada. Nada, todo se ha vuelto negro. Mi sueño, hecho añicos.

imagen

Cuando por fin abro los ojos, me encuentro con el cogote oscuro de la persona que está sentada en el asiento de delante. Es un tipo muy alto, y sobresale.

—Tiene que abrocharse el cinturón —me indica la azafata apoyando su mano en mi brazo al pasar por mi lado. Yo todavía tengo demasiado presente mi sueño, el calor que únicamente él me produce con solo mirarme...

Estar en el pasillo es incómodo a más no poder. Ni siquiera puedo asomarme por la ventana y ver cómo atravesamos las nubes, deshilachándolas como si fueran hebras de algodón flotantes. Cada vez que viajo en avión captan toda mi atención, no puedo evitarlo. De pequeña me imaginaba a los pájaros riendo y saltando encima de ellas, esponjosas y firmes. Y soñaba con tocarlas por encima de todo. Hoy me persiguen otros sueños... Sueños rotos por la realidad: este avión a punto de aterrizar, mi regreso a Nueva York tras pasar una semana con mi familia. Estar con mis padres y mis amigas me ha sentado bien, me ha recordado quién soy y de dónde vengo. Cuando mi madre me vio llegar con mi maleta naranja, me envolvió con sus brazos tan fuerte que por poco me dejó sin respiración. No paraba de repetirme lo delgada que me había quedado.

—¡Seguro que no comes nada! —protestaba sin soltarme.

Mi padre le llamó la atención:

—Ten cuidado, Berta, no vayas a espantarla y se dé media vuelta. —Se acercó a mí para darme dos besos en las mejillas y acariciarme la cabeza. Lo saludé con cariño, siempre me ha hecho gracia lo distintos que son el uno del otro y lo bien que se entienden.

imagen

—No digas tonterías, Pepe. Es mi niña y la he echado de menos una barbaridad. Puedo hacer lo que quiera. ¿A que sí? ¿A que me dejas? —me preguntó mamá acaparándome con su brazo, y yo no pude aguantarme una sonrisa.

—Sí, mamá. Te dejo.

Mi padre entornó los ojos antes de cogerme la maleta e iniciar el paso en dirección al aparcamiento. Mientras tanto, mi madre, agarrada a mi brazo sin soltarlo, y yo nos quedamos más atrás para que me informara brevemente de todas las novedades que me había perdido: cafetera nueva, Netflix en casa al fin, la vecina que se ha separado...

—Y ese chico, ¿cómo se llamaba? Marc —soltó de pronto mi madre provocándome un escalofrío sin saberlo. Escucharle decir su nombre... me desencajaba.

—¿Qué? ¿Qué pasa con él?

—Nada, que me lo encontré el otro día en el centro comercial y me preguntó por ti, muy amable.

Yo asentí con los dientes apretados, aguantándome las ganas de decirle a mi madre lo que le importa a Marc mi vida, y lo amable que puede llegar a ser si se lo propone. Con cualquiera.

—Le dije que si le apetecía podía pasarse un día por casa para verte esta semana.imagen

Me volví hacia mi madre con cara de espanto, que no le pasó desapercibida.

—¿Qué pasa? ¿Por qué pones esa cara?

Pensé muy bien lo que decir antes de abrir la boca. Mi madre no tenía ni idea del dolor que me había provocado ese ser despreciable en el pasado. Durante semanas eternas, mientras sufría las consecuencias de mi corazón roto, me consolé con historias que inventamos entre mi mejor amiga, Alba, y yo, y me resguardé en mi habitación para dejar poco a la vista. Para afrontar la imagen de Marc charlando con mi madre como si nada,

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta