Loading...

TARTA DE ALMENDRAS CON AMOR

Ángela Vallvey  

0


Fragmento

 

 

 

 

 

DIETARIO DE FIONA

Temas pendientes:

 

CÓMO HACER PARA LLEGAR AL CORAZÓN

DEL CHICO QUE TE GUSTA

A TRAVÉS DE SU ESTÓMAGO

 

¿Cómo saber que te has enamorado si nunca antes te habías enamorado?, ¿cómo reconocer el amor si jamás lo habías visto, ni oído, ni sabido imaginar…? El amor no es como un viejo amigo del que recuerdes su cara. ¿Cómo distinguirlo, pues?

Aunque, en ocasiones, un amigo se puede convertir en tu amor.

Me emociono al pensar en todas las cosas importantes que, después de mucho esfuerzo, aprendí mientras conocí el amor. Y reconocí a mi amor.

 

#SomosLoQueComemos

#ComemosLoQuePodemos

#YoPodríaComérmeloTodo

 

¿Cuáles son los síntomas que te hacen pensar que hay una emoción nueva que se oprime contra tu cuerpo, que invade tus sentidos en silencio, de forma tan perfecta que parece que es verano y primavera en pleno invierno, que suena mejor que la música de un videojuego extraterrestre…?

Piensa. Piensa.

 

#BuscandoElAmorEncontréUnMóvilViejoPerdido

#SoyLaAmanteAmateur

 

Si no sabemos amar, es porque en realidad nadie nos ha enseñado. Se necesita un poco de experiencia para reconocer ese sentimiento tan extraño, tan normal, tan nuevo, tan viejo, tan dulce, tan salado, tan picante…

 

Un recuerdo importante.

Los recuerdos buenos son como los sabores agradables: inolvidables. Se aferran a la memoria y allí viven, jóvenes para siempre, desprendiendo su eterno aroma a felicidad plena, absoluta.

Y los malos recuerdos son como una indigestión: dolorosos, incómodos, persistentes…

Tanto los buenos como los malos recuerdos pueden ser trascendentales. Yo tengo unos cuantos, de ambas categorías. Ellos son mi sustento cuando me siento perdida.

 

#SoyLaQueTeFaltaba

#VengaYaTíoQueTeEstoyAmandoLocamente

 

Recuerdo que yo era tan pequeña que no sabía pronunciar bien su nombre. Le llamaba Alberto Escalón (se llama Scanlon). Él, lejos de molestarse, perdonaba mi incapacidad para pronunciar bien. Yo era una niña pequeñita y él todo un hombretón (dos años mayor que yo) de sonrisa atractiva y seductora…

No sé si alguien puede enamorarse siendo niño, probablemente no. Pero desde luego sí puede sentir adoración. Eso es lo que yo sentía por Alberto Scanlon Maeso.

Había llegado del extranjero y hablaba mal nuestro idioma. A veces decía cosas que nadie entendía. Pero estaba acostumbrado a no ser comprendido. Un día me dijo que en su casa hablaban dos idiomas, el de su padre y el de su madre. Pero que fingía no entender ninguno de los d

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta