Loading...

UN CUARTO PROPIO

Virginia Woolf  

0


Fragmento

Prólogo

El salón de la señora Crowe

Al releer, tras muchos años, Un cuarto propio de Virginia Woolf, hay dos cosas que me han llamado poderosamente la atención. Primero, su vigencia. Las mujeres siguen sin tener espacios propios, es algo obvio. Aunque se haya avanzado mucho en este aspecto, sigue existiendo una violencia estructural hacia las mujeres. Una violencia no solo física, sino también de lenguaje, de relaciones de poder al fin y al cabo, en el que el hombre siempre pretende imponerse. Segunda, su modernidad. Woolf es capaz de plantear sus pensamientos de una manera muy literaria, elaborada y original, incluso con un punto de humor, y sin caer nunca en el relato simplista.

En Un cuarto propio, Virginia Woolf no expone sus ideas directamente; el texto no es, de ninguna manera, una exposición de certezas y opiniones contundentes, sino todo lo contrario. Woolf narra los dos días que precedieron la lectura de la conferencia sobre la necesidad de tener un espacio propio, y describe as

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta