Loading...

UN LORD ACOMODADO (FAMILIA MARSTON 2)

Christine Cross  

0


Fragmento

Prólogo

Londres, 1747

El grito agónico y desgarrador rasgó el aire viciado de la habitación, y sus ecos flotaron hasta la silenciosa biblioteca donde el conde aguardaba nervioso.

Su esposa se encontraba en esos momentos dando a luz a su primogénito, y no había dejado de sudar desde que ella había comenzado con los dolores. De tanto en tanto, alcanzaba a oír los espantosos sonidos que llegaban desde la habitación de la condesa; unos gritos que le helaban la sangre y le hacían repetir en su interior, como una letanía, «nunca más, nunca más», mientras apuraba otra copa de coñac.

Sabía que debía aguardar pacientemente hasta que alguien viniera a avisarle del nacimiento de su hijo pero, tras el último grito, se levantó de nuevo y abrió la puerta de la biblioteca. Una criada atravesó presurosa el vestíbulo y subió la gran escalinata de mármol hasta la primera planta, donde se situaban los aposentos de su esposa. El estómago se le encogió de aprensión. Diana había tenido molestias en la última etapa de su embarazo, por eso el médico de la familia, Sir Joseph Garrod, le había recomendado reposo. A pesar de haber seguido la prescripción pautada, eso no impidió que el nacimiento ocurriese un mes antes de lo previsto.

Sin importarle las convenciones sociales, y preocupado tan solo de la suerte de su esposa y de su hijo, el conde abandonó su refugio. Subió de dos en dos las escaleras y prosiguió por el largo pasillo hasta la habitación que ocupaba la condesa. Un quedo murmullo llegó hasta sus oídos, aunque no alcanzó a distinguir lo que las voces decían. Sin embargo, sí pudo a oír el suave gemido femenino que hizo que el corazón se le encogiera. Apoyó la frente y las palmas de sus manos contra la fría madera de la puerta, y se preguntó cuánto más duraría aquel infierno.

Theodore William Cavendish, conde de Rothwell, se había casado por amor. Conocía a Diana casi desde que eran niños, y siempre había sabido que se casaría con ella. La fortuna había querido que, siendo ambos unos adolescentes, ella le revelase que sus sentimientos eran correspondidos. Después de un casto y dulce beso otorgado tras los grandes rosales del jardín de Rothwell House, se comprometieron en secreto. Él, dos años mayor que Diana, le aseguró que se desposarían apenas ella cumpliera los dieciocho, y después de haber disfrutado de su primera temporada social. Este resultó un periodo duro para Theodore, reconcomido por unos celos negros, pues Diana se había convertido en una mujer muy hermosa. Sus ojos verdes hechizaban a jóvenes, y no tan jóvenes, en cada baile al que asistía, y su espesa cabellera negra que enmarcaba en unos delicados tirabuzones su rostro en forma de corazón, le atraía pretendientes como moscas a la miel. Sin embargo, le bastaba cruzar la mirada con ella para saber que su corazón y su amor por él seguían intactos. No en vano, él se había convertido también en un joven apuesto, de cabello rubio cobrizo que se ondulaba rebelde otorgándole un aire de pillo, y unos ojos de un azul tan claro que evocaban una apacible tarde de verano. Al término de la temporada, y cumpliendo su promesa, se casaron en la iglesia de Saint James rodeados de sus familiares. Desde entonces, hacía ya dos años, habían sido muy felices… hasta ese momento.

Un suave clic le hizo retroceder mientras la puerta se abría apenas para permitir el paso de una joven criada, que dio un respingo al encontrarse a su señor tan cerca. Él no le dijo nada y ella titubeó unos momentos sobre la conveniencia de cerrar o no la puerta. Al final, optó por dejarla entreabierta y realizar una reverencia antes de seguir su camino en busca de más agua caliente.

El murmullo de voces que había escuchado en el interior se volvió más nítido y alcanzó a escuchar la voz de Sir Joseph.

—No lo soportará —susurró con tono grave—. Ha perdido demasiada sangre y se encuentra muy débil.

—Entonces, ¿qué hacemos? —preguntó una voz femenina colmada de ansiedad.

Theodore reconoció el timbre tan particular de su ama de llaves, la señora MacIntyre, una escocesa de carácter decidido y voluntad férrea que había demostrado una gran lealtad y un excelente manejo de la casa en los dos años que llevaba con ellos.

—Habrá que decírselo al conde.

El tono ominoso con el que el galeno pronunció esas palabras le hizo temer lo peor. Diana no podía morir; él no soportaría una vida sin ella. Empujó con suavidad la puerta y avanzó unos pasos hasta situarse bajo el dintel de la misma. La pareja que cuchicheaba se volvió hacia él, sorprendida, pero no les prestó atención. Su mirada se dirigió hacia la gran cama con dosel en la que yacía inmóvil su esposa. Una gran mancha de color rojizo se extendía sobre la blancura de seda de las sábanas mientras una mujer colocaba más paños intentando contener la hemorragia. La habitación olía a sudor, a sangre y a muerte. La palidez en el rostro de Diana hizo que el corazón se le detuviera en el pecho, y se volvió hacia el médico con una muda interrogación en la mirada.

—Solo está inconsciente —respondió este como si le hubiese hecho la pregunta—; el parto ha sido difícil y ha perdido mucha sangre.

El conde asintió con la cabeza al tiempo que el alivio lo inundaba. Tragó saliva para deshacer el nudo que le apretaba la garganta antes de volver a preguntar.

—¿Y el niño?

Sir Joseph intercambió una mirada con el ama de llaves, a la que esta respondió con un casi imperceptible asentimiento. Entonces el hombre le hizo un gesto para que abandonasen la habitación.

—¿Hay algún lugar en el que podamos hablar? —le dijo apenas salieron al corredor—. Necesito explicarle algo.

El conde encabezó la pequeña comitiva hasta una coqueta salita que la condesa solía usar como despacho.

Cuando la puerta se cerró tras ellos, el conde se giró y clavó sus ojos azules en el

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta