Loading...

UN TRUHAN A TUS PIES (EL CORAZóN DE UN LIBERTINO 3)

Kathia Iblis  

0


Fragmento

Prólogo

Londres, 1855

La pequeña Amelia Thompson observó con cierta reticencia al hombre vestido íntegramente de negro pero que portaba un chistoso saquito corto por sobre su ropa, diferente a cualquier otra cosa que ella hubiese visto usar a su padre. Desde su llegada, hacía una semana atrás, siempre insistía en pasar tiempo con ella, lo que la ponía muy nerviosa. No era que él fuese malvado porque, en realidad, era totalmente lo opuesto. Se mostraba siempre muy amable, pero ella, en su sabiduría infantil, intuía que había algo más que mera curiosidad por la pequeña huérfana que entonces residía en la aristocrática mansión Chamberlaine.

—¿Te aburres, Meli? —le preguntó el hombre, llamándola por aquel cálido apodo que él mismo había

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta