Loading...

VOY A VOLVERTE LOCO

Pilar Piñero  

0


Fragmento

Capítulo 1

Ya vuelvo a llegar tarde: no me lo puedo creer. Es la segunda vez esta semana. Tengo que dejar de trasnochar. Me va a costar un disgusto en el trabajo y mil arrugas, y eso sí que sería una tragedia. Pero es que la lectura me gana cada noche. Soy una devoradora de libros, tal cual, sobre todo novela romántica y, si hay algo de picante, pues mejor. Me gusta Noé Casado, Megan Maxwell, Nadia Noor, Noelia Amarillo, Lena Valente, Fabiana Peralta, Anna Casanovas; hay muchas escritoras que me apasionan, por las historias que cuentan y por cómo lo hacen. Es divertido vivir otras vidas a través de la lectura, situaciones divertidas e intensas que sé que no voy a vivir, pero que me hacen olvidar la mierda de vida que tengo.

Lo primero: soy Eva, tengo 28 años, nací y vivo en Barcelona, y no tengo familia. Mis padres murieron en un accidente de coche junto con mi hermano. Yo fui la única superviviente. Me quedé sola con siete años y, desde entonces, me cuidó mi abuela María, que murió hace diez años.

Mis padres eran personas de buena posición económica y me dejaron un dinero que me ayudó a salir adelante cuando mi abuela murió y, gracias a ese dinero, también pude estudiar. Después de mucho pensar, me decidí por geriatría. Me gustan las personas mayores, sus historias de vidas tan distintas a las nuestras, de sus luchas, sus miedos, su sabiduría, y mi instinto protector me llevó a querer ocuparme de nuestros mayores. Cuando ya tenía el título y trabajo, estudié enfermería, soy una chica inquieta.

Trabajo desde hace ocho años en la residencia Alba; es un lugar precioso en el que se cuida a los ancianos como se merecen, con respeto y cariño, y donde se les ofrece todo el apoyo y los cuidados que necesitan en el último tramo de sus vidas. Hacerlos felices para mí es una prioridad.

Últimamente se rumorea que la cosa no va bien; la verdad es que se nota que falta material, pero no hay que ser alarmista; segu

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta