Loading...

WONDER. EL JUEGO DE CHRISTOPHER

R.J. Palacio  

0


Fragmento

Darth Daisy

Recuerdo el día que el padre de Auggie llevó a Daisy a su casa por primera vez. Auggie y yo estábamos jugando al Trouble en su habitación cuando, de repente, oímos unos gritos agudos que provenían de la puerta de entrada. La que gritaba era Via, la hermana mayor de Auggie. También oímos a Isabel y a Lourdes, mi canguro, hablando animadamente. Bajamos corriendo por la escalera para ver a qué se debía tanto revuelo.

Nate, el padre de Auggie, estaba sentado en una de las sillas de la cocina y tenía en el regazo un perro de color dorado que no paraba de moverse. Via estaba arrodillada delante del perro e intentaba acariciarlo, pero el perro estaba muy nervioso y no paraba de intentar lamerle la mano, y Via la apartaba todo el rato.

—¡Un perro! —gritó Auggie, emocionado, y echó a correr hacia su padre.

Yo también eché a correr, pero Lourdes me agarró del brazo.

—Ni hablar, papi —me advirtió. Por aquel entonces no hacía mucho que era mi canguro, así que no la conocía demasiado bien. Recuerdo que me ponía polvos de talco en las zapatillas de deporte, algo que sigo haciendo porque me recuerda a ella.

Isabel tenía las manos apoyadas en las mejillas. Se notaba que Nate acababa de entrar por la puerta.

—No me lo puedo creer, Nate —repetía una y otra vez desde la otra punta de la cocina, donde estaba junto a Lourdes.

—¿Por qué no

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta