Loading...

Noticia

«¿Qué quieres ser de mayor?». Esa es la eterna pregunta ante la que muchos padres esperan respuestas como «maestro», «abogada», «piloto» o «veterinaria», sin prestar atención a algo mucho más básico y fundamental: la estabilidad emocional y la felicidad. ¿Qué adulto no quiere ser feliz?

Los modelos educativos varían continuamente: huyen del sistema tradicional y se centran en nuevas vías que faciliten la sociabilización de nuestros hijos; obteniendo así resultados (de sobra abalados) que influirán positivamente en su vida adulta.

Pero ¿puede alguien que no sea pedagogo aportar algo de valor a padres y docentes? Te adelantamos la respuesta: sí.

Anna Morató es el ejemplo perfecto de cómo sacar partido al marketing y convertirlo en una herramienta con la que educar a tus hijos. Estudió Dirección y Administración de Empre­sas, y un MBA en la ESADE. Trabajó en varias mul­tinacionales de gran consumo en el área de la mercadotecnia, aunque el proyecto que siempre le preocupó verdaderamente fue preparar a sus hijos para el futuro, con un objetivo claro: su felicidad.

¿Qué hizo entonces Anna? Empezó a utilizar el programa con el que hacía las presentaciones del trabajo para plasmar, mediante dibujos e historietas, una serie de situaciones habituales, como recoger los juguetes o no montar un drama al acabar la hora de juegos en el parque.

Así fue como nació De mayor quiero ser... feliz y De mayor quiero ser... feliz 2. Se trata de dos libros complementarios que recogen seis cuentos cada uno, en los que se enseña a los niños a gestionar, desde un punto de vista positivo, emociones como la frustración, la confianza o la empatía.

Desde su publicación, se han convertido en libros de referencia (con más de 60 000 ejemplares vendidos), y se mantienen entre los diez libros más solicitados en categoría infantil, según las investigaciones de mercado de la compañía GfK. Profesionales de la pedagogía y la psicología infantil, así como influencers, prensa y público general, respaldan el contenido de sus cuentos y los promocionan en blogs y redes sociales. 

Su último libro, Vamos a llevarnos bien, ahonda en el gran problema que sufren muchos escolares y que tanto nos preocupa a los padres: el bullying. Al ser difícil de detectar, es importante que los niños sepan que existe y dispongan de las herramientas necesarias para poder identificarlo a tiempo. De esta forma, evitarán que se convierta no solo en una traba para su aprendizaje, sino en un problema que repercuta directamente en su desarrollo emocional.

Partiendo de la empatía, el respeto y el empoderamiento, este libro muestra tres historias que describen, desde tres puntos de vista diferentes, a los grupos implicados en una situación de acoso: los afectados, los que lo provocan y los que lo presencian. Conociendo cada una de las partes, los padres, profesores y alumnos podremos conseguir que el bullying desaparezca de las aulas.


«Cuando criticamos o nos burlamos de otra persona delante de los niños por su aspecto físico o por su forma de ser, o hablamos a alguien con desprecio, ellos lo escuchan y creen que no está mal hacerlo. Un niño no nace sabiendo juzgar ni criticar, es algo que aprende por imitación».

Anna Morató

Compártelo: