Loading...

Noticia

Albert Mañosa y Oriol de la Torre, ganadores del II Premio Bruguera de Cómic y Novela Gráfica 2020 con su obra "La extremaunción", nos cuentan su experiencia.

 

¿Cómo surgió la idea de participar en este certamen?

 

Cuando el año pasado se lanzó la primera convocatoria del concurso ya teníamos el cómic bastante avanzado, pero nos enteramos tarde y no pudimos participar. Aquello nos dio mucha rabia, porque sabíamos que la obra casaba muy bien con el espíritu Bruguera. En cierta manera es deudora de todo ese universo. Parecía una señal. Dado que partíamos como unos totales desconocidos en el mundillo, aquello se nos presentaba como una gran oportunidad que no podíamos dejar escapar. Entonces nos conjuramos a estar pendientes para la siguiente convocatoria, por si aún no habíamos editado el cómic, como así fue.

 

Contadnos cómo ha sido vuestro proceso de trabajo conjunto para desarrollar la propuesta.

 

El guión original es de Albert, quien lo escribió en un formato más bien cinematográfico hace ya más de 10 años. Un formato que ambos conocíamos por nuestras eventuales colaboraciones con el mundo del dibujo animado. En todo caso, ya desde su germen estaban ese tipo de historias de suspense que suelen desarrollarse con pocos personajes y donde casi todo transcurre en un mismo espacio cerrado, como "La soga" de Hitchcock, "Los odiosos ocho" de Tarantino, "Cayo largo", etc. pero con un punto de comicidad que le daba un aire extraño, como de género inexplorado. Dicho guión se quedó en el fondo de un cajón durante un montón de años hasta que un buen día Oriol puso cara a los personajes y se lanzó a planificar cómo presentar todo ello con imágenes. El dibujo siempre cambia algo las cosas y a partir de ahí pasamos por distintos niveles de revisión, cambiando algunas partes, moviendo diálogos, enriqueciendo otros, etc. Es importante que la parte visual no se coma la literaria ni esta última a la primera. A partir de ahí el proceso gráfico fue bastante lento. Con muchos parones y arrancadas. El acabado a plumilla aunque tedioso no quedaba mal y el juego de negros nos pareció adecuado a ambos. Así, en el primer borrador, aún sin sombrear, ya se perfilaba el potencial del blanco y negro en la puesta en escena. Esa copia de trabajo circuló entre algunos amigos y las impresiones fueron muy buenas. Aprovechamos algunos consejos y fuimos retocando algunas cosas más con cierta parsimonia. Sin embargo, cuando nos enteramos de la segunda convocatoria del concurso de Bruguera nos decidimos a presentarlo. Se añadieron sombras, se retocaron algunos dibujos y pulimos de nuevo los diálogos. Nos fue muy justo, la verdad. Con toda la maldita pandemia en ciernes tuvimos hasta problemas para encontrar copistería para la copia que mandamos a concurso, pero aquí estamos.

 

¿Qué tiene vuestra propuesta que no tuvieran el resto de los finalistas?

 

Esa es una pregunta que no podemos responder, porque más allá de su número no conocemos el resto de obras que han competido con la nuestra. Lo que sí podemos hacer es remarcar ciertos puntos fuertes que a nuestro parecer tiene "La extremaunción". En primer lugar, parece que es una obra que atrapa al lector desde el principio. Pues no poca gente nos ha dicho que fue empezarla y no poder parar ya de leer hasta el desenlace. Cosa que obviamente nos enorgullece tratándose de una pieza que, en el fondo, se limita a la conversación que tienen dos personajes dentro de una pequeña habitación. Poder aguantar todo el suspense y la tensión bajo esa simple premisa sin perder interés fue todo un reto tanto en cuanto a los diálogos como en el dibujo.

 

¿Qué ha significado para vosotros ganar este premio?

 

Ha sido muy especial, porque empezamos a navegar en este mundo del cómic de la mano de Bruguera cuando éramos solo unos críos. Poder publicar en el mismo sello que nuestros admirados autores de la infancia es bastante increíble. De alguna forma, también nos lo tomamos como nuestro humilde retorno, pues otro gran premio sería pensar que alguno de ellos pudiera leer nuestra obra.

 

Luego también nos materializa un proyecto acabado, pues siempre hemos tenido varios en el ámbito audiovisual que por lo que fuera al final quedaban frenados, lo que genera bastante frustración. De hecho, lo de crear el cómic fue en cierto modo una iniciativa para poder tener por fin una obra terminada y dada a conocer, pues todo dependía de nosotros dos. Iba a salir sí o sí. Es lo bueno que tiene este medio, que no dependes de nadie más para crear ese mundo o esa idea que tienes en la cabeza. Solo necesitas tiempo y ganas.

 

Luego, claro está, el reconocimiento del premio y la publicación para unos desconocidos como nosotros dentro del noveno arte ha sido todo un subidón que nos costó un poco de digerir.

 

¿Qué pretendéis transmitir con el libro?

 

Bueno, la máxima pretensión es ofrecer una historia que enganche y que haga pasar un buen rato al lector. Aunque también es cierto que detrás de todo el suspense y de todo lo cómico, se atisba cierta profundidad en algunos temas quizás más duros como puedan ser: la incertidumbre ante la muerte, el legado vital, la dignidad, el autoengaño, el dogmatismo y el papel del humor como mecanismo de defensa y como arma subversiva. También pudiera ser que toda esa gente que aún ha recibido cierta formación religiosa sea más receptiva que la que no conoce mucho sobre el tema. No lo sabemos, pero sin duda alguna, más allá de las bromas, sería más que interesante que los lectores llegaran a empatizar con algunas de las posiciones que aparecen a lo largo de la historia.

 

¿Qué os gustaría que supusiera la publicación de vuestro libro en BRUGUERA?

 

Entendemos que lo principal ahora es que se lea y que se lea mucho. Como comentábamos, esta pieza tuvo buena recepción dentro del pequeño círculo de gente que tuvo ocasión de leer las primeras copias de trabajo y nos alegraría mucho que pudiera ser leída por mucha más gente y, a poder ser, no solo en castellano. Llegar al mercado francobelga sería un sueño, por ejemplo. Confiamos que la crítica no nos devore, que la gente disfrute con la historia que aquí les presentamos y que tengamos ocasión de poder contarles otras. 

 

 

Compártelo: