Loading...

Noticia

Feliz cumpleaños, Roald Dahl

Publicada el 08/09/2020


Este año se celebra el 30 aniversario de la muerte de Roald Dahl, autor de algunas de las historias que más han hecho reír a varias generaciones de niños y adultos. A nosotros nos encantan todos y cada uno de sus libros, ¿y a ti?, ¿cuántos de ellos te has leído?

Para celebrar su cumpleaños, que es el 13 de septiembre, te proponemos un reto. ¿Te atreves a leer a este autor cuyos mágicos e irreverentes personajes han cautivado a millones de lectores? Si te apuntas, sigue leyendo, te contaremos quién fue, por qué se convertirá en el escritor favorito de tus hijos y cuál es la mejor forma de introducirse en su universo. 


Roald Dahl nació en 1916 en un pueblecito de Gales (Gran Bretaña) llamado Llandaff en el seno de una familia acomodada de origen noruego. A los cuatro años pierde a su padre y a los siete entra por primera vez en contacto con el rígido sistema educativo británico que deja reflejado en algunos de sus libros, por ejemplo, en
Matilda y en Boy.

Terminado el Bachillerato y en contra de las recomendaciones de su madre para que cursara estudios universitarios, empieza a trabajar en la compañía multinacional petrolífera Shell, en África. En este continente le sorprende la Segunda Guerra Mundial. Después de un entrenamiento de ocho meses, se convierte en piloto de aviación en la Royal Air Force; fue derribado en combate y tuvo que pasar seis meses hospitalizado. Después fue destinado a Londres y en Washington empezó a escribir sus aventuras de guerra. Su entrada en el mundo de la literatura infantil estuvo motivada por los cuentos que narraba a sus cuatro hijos. En 1964 publica su primera obra, Charlie y la fábrica de chocolate. Escribió también guiones para películas;concibió a famosos personajes como los Gremlins, y algunas de sus obras han sido llevadas al cine. Roald Dahl murió en Oxford, a los 74 años de edad.

 

  • En sus historias, los niños son los protagonistas. Ellos son los valientes, astutos e inteligentes. El universo mágico de los niños cobra vida y se vuelve palpable en sus páginas, dejando el mundo real, con sus normas y convencionalismos, en un segundo plano. Todo es posible cuando los niños tienen el control.
  • Y los adultos son ridiculizados. A menudo en sus libros los adultos no salen muy bien parados y juegan un papel secundario. Algunos incluso se ganan el apodo de tiranos, con excepción de otros que comparten la lógica infantil y, precisamente por este motivo, se salvan.
  • Sus personajes son sinceros. Dicen lo que piensan, no tienen temor a herir los sentimientos de los que les rodean. Son directos e incluso a veces pueden ser hirientes con su forma de hablar.
  • Su humor es universal. Da igual si vives en Australia o en Japón, sus libros harán que te rías a carcajadas hasta que te duela la tripa. A pesar de que sus historias están localizadas en lugares concretos, sus personajes no viven situaciones específicas de Inglaterra o ningún otro país determinado.
  • Sus bromas son aptas para personas entre 0 y 99 años. Roald Dahl escribe tanto para adultos como para niños. Cualquier persona de cualquier edad se verá reflejada en sus historias y se divertirá con ellas.
  • Las ilustraciones de Quentin Blake son únicas y muy descriptivas. Reflejan a la perfección y, al mismo tiempo ayudan a comprender el universo irreverente y mágico de Roald Dahl. La relación entre ambos comenzó en 1975, cuando parte de la obra de Roald Dahl ya estaba publicada, y desde entonces las historias del autor no se conciben sin sus dibujos en blanco y negro.

Existen incontables libros de aventuras, de misterio, de monstruos y de hadas. Todos con historias fascinantes cuyas páginas te transportan a otros mundos y realidades. Pero los de Roald Dahl son libros de esos que nunca te cansas de leer, da igual la edad que tengas o el momento en el que los leas, siempre te sacarán una carcajada y te harán ver el mundo desde otro punto de vista.

  1. Adaptar el orden. Es fundamental empezar a leer aquellos títulos que encajan con la capacidad lectora de cada niño, de menos a mayor complejidad. Además de los clásicos más conocidos, como Matilda o Charlie y la fábrica de chocolate, existen otros libros que son más adecuados para adentrarse en el universo Roald Dahl.
  2. Leer en voz alta. Cuando los más pequeños aprenden a leer abandonamos esta bonita costumbre. Leer en voz alta es una herramienta muy importante para lograr que ellos conecten con la lectura. Y, además, les permite acceder a contenidos más altos que los indicados para su edad, preguntarnos dudas sobre temas o palabras que no entienden y generar conversación en familia.
  3. Tratar temáticas. Las historias de Roald Dahl abordan muchos temas que en ocasiones es difícil sacar o comentar con los pequeños de la casa. Sus libros permiten abordarlos de manera natural.

Compártelo: