Loading...

Noticia

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (Literatura Random House, 2016), el nuevo libro de Patricio Pron y que se podrá encontrar en librerías a partir del próximos jueves 18 de febrero, es una novela cuya acción transcurre (principalmente) en los años 1944, 1977 y 2014. A lo largo de estas semanas presentaremos  las canciones que, explícita o implícitamente, constituyen la banda sonora de unos personajes que son protagonistas y testigos de cómo, a lo largo del siglo XX, el arte se transformó en política y la política en crimen.

Goran Bregovic & The Wedding And Funeral Orchestra, Bella Ciao

Bella ciao es el ruego a su enamorada del hombre que se marcha a combatir a fascistas y alemanes, como hace uno de los personajes de la novela. A pesar de que se la asocia con la revuelta de los partisanos italianos y al proyecto político que esa revuelta encarnó, la canción no es contemporánea a la experiencia que narra: un grupo de antiguos partisanos la cantó en un festival de la juventud, por primera vez, en Praga en 1947. Para entonces, la traición de unos y otros había puesto ya de manifiesto que el final de la guerra no supondría la mejora de las condiciones de vida de las clases bajas italianas y la realización del ideal de una democracia asamblearia como la que experimentaron algunas células de combatientes, de modo que la afirmación en Bella ciao de que el partisano moría por la libertaddebía ser cantada con amargura por los antiguos resistentes.

Banda y coro de las termas de Salsomaggiore, Bandiera rossa

Bandiera rossa es una marcha compuesta en 1908 y cantada por socialistas y comunistas italianos habitualmente, también durante la Segunda Guerra Mundial. Esta versión de la banda y el coro de las termas de Salsomaggiore presenta una letra a la que se le han hecho modificaciones respecto de la del original, pero el sentido que ésta le atribuye a la canción parece corresponderse más con el ideal de transformación que hizo que una de las facciones más numerosas y organizadas de la resistencia partisana fuese la del Partido Comunista Italiano: Avanza el pueblo, suena el cañón / Revolución, revolución / Avanza el pueblo suena el cañón / Queremos hacer la revolución.

Giuliano Illiani, Da Ursi

Giuliano Illiani y Pietro Porta escribieron en torno a 1978 esta canción acerca de la resistencia en la fábrica Orsi Pietro & Figli de Tortona, en la provincia de Alessandria (Piemonte). Allí, los trabajadores contribuyeron a partir de 1944 a la caída del régimen fascista y la derrota de las potencias del Eje mediante el sabotaje a la fabricación de armamento. El sabotaje fue uno de los rostros más frecuentes de la Resistencia, pero (por su naturaleza) uno de los menos visibles, y Porta y Illiani lo visibilizaron con su canción al tiempo que señalaban una responsabilidad histórica de la clase obrera y una de sus herramientas.

Giovanna Daffini, La Brigata Garibaldi

¿Cuál es la naturaleza de los cambios de régimen? ¿Qué alienta la fantasía de que estos no se producen siempre a la manera de una inmensa y paradójica reutilización de todo lo que se rechaza y se desprecia? La Brigada Garibaldi fue la brigada del Partido Comunista Italiano: sus formaciones fueron las más numerosas, las más activas y las que más pérdidas sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial. La Brigata Garibaldi fue compuesta probablemente en la provincia de Reggio Emilia en la primavera de 1944 por un grupo de partisanos y se convirtió en el himno oficioso de una organización que, en su letra, prometía ?caer sobre el traidor fascista con las ametralladoras y los fusiles? para hacerle pagar / con la ametralladora fija / y las bombas de mano, las barbaries cometidas contra nuestro pueblo fiel. Italo Calvino, que formó parte de la Brigada Garibaldi, debe haber suscripto estas palabras, aunque posiblemente él las hubiese formulado de otra manera

Mario Di Micheli, Quando il grano maturò (Canzone del 25 aprile)

La insurrección partisana finalizó oficialmente el 25 de abril de 1945 al que hace referencia el título de esta canción, cuando el Comité de Liberación Nacional de la Alta Italia obtuvo el control de la mayoría de las ciudades del norte del país; la rendición incondicional del ejército alemán en territorio italiano tuvo lugar cuatro días después, el 29 de ese mes. Como narra en esta grabación, Mario Di Micheli compuso la canción pocas horas después de la liberación de Milán basándose en una melodía tradicional albanesa. A diferencia de muchas otras canciones de la época como ?Fischia il vento? o ?Col parabello in spalla?, en ella no se promete una victoria militar (que ya había sido obtenida en el momento de la escritura de la canción), sino la conclusión del proyecto político de constitución de un nuevo Estado italiano. En ese sentido, y vista retrospectivamente, ?Quando il grano maturò? evoca inevitablemente el fracaso de ese proyecto, que tuvo lugar después de la guerra, cuando democristianos, liberales y un sector de las Fuerzas Armadas se aliaron para echar por tierra las aspiraciones democráticas del Comité de Liberación Nacional y el Partito d'Azione. Adelante, partisano / un puño es tu mano,  cantaba Mario Di Micheli en 1945, pero la preponderancia de la democracia cristiana en la vida política italiana a partir de ese momento y sus vinculaciones escasamente disimuladas con la mafia, los poderes económicos preexistentes y el sector más conservador de la Iglesia Católica, así como la profunda corrupción de unas estructuras estatales que no habían sido prácticamente modificadas con la caída del régimen fascista, supuso que una generación de activistas convencidos de la necesidad de crear dos, tres, muchosVietnamconvirtieran su mano en el puño del que hablaba Di Micheli en esta canción afirmándose herederos y continuadores de la experiencia partisana.

Sigue la lista en Spotify

Compártelo: