Loading...

Noticia

Ya hemos contado en otra ocasión los beneficios que obtienen nuestros hijos cuando incluimos la lectura de cómics en sus actividades habituales. Y no solo en su edad adolescente, sino desde que se inician siendo pequeños.

Permitirles que lean lo que a ellos les apetezca, fomenta su amor por esta costumbre, y eso se traduce en una mayor posibilidad para incluirla en su rutina diaria. La historia es importante, obviamente. Un texto dinámico con un lenguaje sencillo que se adecue a sus capacidades y conocimientos, es fundamental para evitar el aburrimiento y por ende, el abandono, pero si hay algo que atrapa a cualquier niño, son las ilustraciones de las viñetas. El color, los personajes, cómo se expresan estos a través de los gestos, el entorno, etc.

En ocasiones, es el mismo autor el que ejecuta ambas partes, escribir e ilustrar, pero en la mayoría de los casos, son trabajos independientes, y es necesaria una conexión perfecta entre ambos, para que el resultado final sea satisfactorio, ya que no todos los estilos pictóricos encajan igual en todas las historias.

En ese caso, Joris Chamblain, un escritor de cómics francés, lo tuvo claro a la hora de elegir a la ilustradora de su colección de cómic Los diarios de Cereza. Y es que no nos imaginamos sus páginas sin los diseños de Aurélie Neyret. Este, es un ejemplo de tándem inmejorable, ya que la serie obtuvo el Premio al Mejor Cómic Infantil de Angoulème, el premio más prestigioso de Europa, en la categoría de novela gráfica. Y además, ¡¡ha sido traducido a quince idiomas!!

Cereza es una niña de once años, cuyo sueño es ser escritora, para lo que observa detenidamente a la gente y de esa manera coge inspiración y crea sus historias, con la ayuda de Anabella Jardines, una escritora consagrada que le da valiosos consejos para conseguir ser como ella. Y eso, es precisamente lo que le lleva indagar con profundidad en las vidas de los transeúntes y desvelar los misterios que les rodean.

Con ayuda de sus amigas Érika y Lina, irán resolviendo los secretos en divertidas aventuras. Valores como la amistad, trabajar en equipo, la defensa de causas nobles, etc, son habituales en sus páginas, que alternan las típicas viñetas de cómic, con imágenes del propio diario manuscrito de Cereza, todo con unas ilustraciones que te dejan atrapado durante horas.

No te dejes engañar, aunque las protagonistas sean niñas, esta serie de cómics va dirigida también a niños, todos a partir de 9 años, e incluso padres, que hemos disfrutado igual que ellos del dinamismo de sus aventuras y la maestría de Auriéle Neyret dibujando y coloreando.

Su autor, Joris, nos ha vuelto a sorprender, esta vez con una nueva serie (¡¡bien!!) llamada Pequeñas Brujas, estrenándose con el título El misterio del hechicero, ilustrado por Lucile Thibaudier, quien recrea con fantasía, elementos que le rodean en su vida diaria. Sus protagonistas, Pizca y Armonía, son dos hermanas que intentan desvelar quién está haciendo conjuros a un grupo de alumnas de su colegio. La pequeña Pizca todavía no tiene desarrollados sus poderes y se tendrá que dejar ayudar por su hermana mayor, que intenta convencer a todos de que ella no ha sido la que está hechizando a las otras niñas.

La unión entre las dos hermanas es palpable desde las primeras páginas, enseñando a los lectores, la importancia de establecer buenas relaciones con la familia y confiar en los amigos, que estarán siempre que tengamos un problema.

Compártelo: