Loading...

Noticia

En 2011, la ONU eligió el 21 de marzo para conmemorar oficialmente el Día Mundial del Síndrome de Down, una fecha marcada en el calendario para aumentar la conciencia pública y dar visibilidad a las personas con esta condición, recordando la dignidad inherente, la valía y las importantes contribuciones de las personas con esta discapacidad intelectual.

Desde Penguin Random House Grupo Editorial, queremos unirnos a esta celebración en un día tan señalado y compartir con todos vosotros dos historias llenas de amor y ternura, capaces de cautivarnos y enseñarnos que la cualidad más importante de las personas no es otra cosa que su capacidad de amar. Y de eso Pepita y Giovanni, los protagonistas de estos dos libros, saben mucho.

Pepita es especial es un cuento perfecto para enseñar a los niños el respeto y cariño hacia otros niños con capacidades diferentes. Una historia de amistad, amor y diversión. Porque Pepita es una niña feliz que va al colegio, quiere a sus hermanos, baila flamenco y siempre saca una sonrisa a aquellos que tiene cerca.

«Pepita es una niña feliz. Es auténtica, graciosa,
independiente y tiene carácter. Estos niños
especiales con Síndrome de Down tienen algo
mágico y maravilloso, el poder de generar alegría
y bondad a su alrededor.» Fabiola Arroyo, autora de Pepita es especial

Honesto, tierno, divertido y auténtico en cada una de sus palabras Giacomo escribe un diario en el que vuelca sus ilusiones, sus esperanzas y sus percepciones de niño sobre su hermano «especial» con el que jugará al futbol, al baloncesto, con el que compartirá gustos y hobbies.

«Quiero que este libro sea considerado como
una historia, no como una manifestación sobre
la minusvalía. Me gusta que las personas que
viven varias situaciones le saquen provecho.» Giacomo Mazzariol, autor de Mi hermano persigue dinosaurios

Compártelo: