Loading...

Noticia

Penguin Random House Grupo Editorial es el primer grupo editorial español en obtener la certificación medioambiental del Consejo de Administración Forestal (FSC, Forest Stewardship Council, en inglés), que garantiza que el papel utilizado en sus publicaciones procede de “bosques y plantaciones gestionados con los más altos estándares ambientales, garantizando una explotación de los recursos sostenible con el medio ambiente y beneficiosa para las personas”, tal como se explica en todas las obras certificadas. Al dar este paso, Penguin Random House Grupo Editorial asume la responsabilidad de la cadena de custodia del papel, desde su producción hasta su empleo en imprentas, con el fin de participar activamente en una iniciativa que considera esencial para el medioambiente y la sociedad. Hasta ahora esta certificación la tenían en España editoriales como Ediciones Deusto, Grupo Delta Ediciones Digitales, Beta Editorial, Bilbao Editorial Producciones SLU (BEPSA), Editorial IV Centenario, TF Editores, Editorial Rubio, Polen Edicions, pero ningún grupo de las características de Penguin Random House Grupo Editorial, que de esta manera certifica el creciente número de libros que cumplen estos requisitos en todos sus sellos al mismo tiempo La certificación FSC garantiza que la editorial lleva a cabo un estricto seguimiento del origen de los materiales con los que produce sus libros. Los principios y criterios de FSC describen los elementos o normas esenciales de la gestión forestal ambientalmente apropiada, socialmente beneficiosa y económicamente viable. Y lo consiguen a través de la visión de estos diez puntos: cumplimiento de las leyes, derechos y condiciones de empleo de los trabajadores, derechos de los pueblos indígenas, relaciones con las comunidades, beneficios de los bosques, valores e impactos ambientales, planificación de la gestión, monotorización y evaluación hacia el cumplimiento de los objetivos de la gestión, altos valores de conservación que define el tipo de bosque y planificación y gestión de las plantaciones conforme a los principios y criterios FSC. Ángel Pérez, director de producción de Penguin Random House Grupo Editorial, considera “importantísimo reivindicar el papel del libro físico, cuya producción no ha de ser sinónimo de deforestación o de malas prácticas medioambientales. Al contrario. Para mantener y aumentar este nivel de responsabilidad es necesario que seamos capaces de trasladar al lector, y al público en general, la aplicación de este tipo de prácticas e iniciativas. Con estas políticas de gestión medioambiental responsable dotamos al libro de un fabuloso valor añadido y ponemos de manifiesto que se pueden desarrollar grandes proyectos empresariales con un alto nivel de exigencia ecológica y de sostenibilidad”. Penguin Random House Grupo Editorial no solo se preocupa de la sostenibilidad del bosque y de la procedencia de la madera con que nutrirá sus ediciones, sino que también presta especial atención a los procesos productivos de fabricación de papel, en los que evita productos organoclorados, que de otra manera acaban vertiéndose en los ríos. Estos productos se emplean para separar y blanquear las fibras de celulosa y para destintar el papel impreso con que se fabricará papel reciclado. En este sentido, Penguin Random House Grupo Editorial apuesta por certificaciones de fabricación de papel con procesos totalmente libres de cloro como la certificación TCF (compromiso del que también se hace eco la certificación FSC) o por la certificación Der Blaue Engel para papeles reciclados, certificación que no solo recoge un estándar elevado y riguroso en el proceso de fabricación del papel, sino que además surge del mayor porcentaje de papel reciclado posconsumo como materia prima para dicha calidad: un 100 %. Penguin Random House Grupo Editorial también tiene como objetivos medioambientales evitar las pinturas nitrocelulósicas con base disolvente en la coloración del revestimiento en materiales de encuadernación y además tiene en cuenta la normativa de la comunidad europea EN71 referida a la seguridad mecánica, física, química y eléctrica de los juguetes para publicaciones infantiles.

Compártelo: