Loading...

Noticia

Por qué mis hijos leen cómics.

Publicada el 20/02/2020

Doscientas pesetas; esa era nuestra paga semanal cuando √©ramos peque√Īos. Lo primero que hac√≠amos era ir a comprar golosinas: chicles, Peta Zetas, Sugus (los de fresa eran los mejores), un Fresquito y gominolas variadas. Lo segundo era ir al kiosco de prensa: un peri√≥dico para los mayores y para ti una historieta, un tebeo o, como lo conocemos hoy en d√≠a, un c√≥mic.
En una ma√Īana ya lo hab√≠as devorado, y el resto de la semana lo rele√≠as y pasabas horas observando detenidamente las ilustraciones: sus colores, los gestos de los personajes y los trazos atrapaban y hablaban m√°s que la propia historia.



Resulta innegable que el c√≥mic ha experimentado un gran auge en los √ļltimos a√Īos; y, por fortuna, los padres y las madres sabemos que cualquier fuente de lectura es buena si sirve para generar h√°bito. De hecho, la ilustraci√≥n, en todas sus formas de edici√≥n, es una de las artes m√°s valoradas en la actualidad por particulares y profesionales, llegando a ocupar espacios en exposiciones, museos e incluso en las paredes de nuestras casas.

 

Desde el a√Īo 2007, el Ministerio de Cultura otorga el Premio Nacional de C√≥mic. Esto, junto con la celebraci√≥n del Sal√≥n Internacional del C√≥mic, la Japan Weekend, la Expoc√≥mic, el Sal√≥n del Manga y multitud de eventos y reuniones repartidos por toda la geograf√≠a, donde se muestran las √ļltimas novedades, ha convertido al c√≥mic en uno de los g√©neros m√°s crecientes. Y eso no solo se refleja en el amplio n√ļmero de editoriales que apuestan por √©l, sino tambi√©n en el n√ļmero de lectores; el 27¬†% de los ni√Īos de entre 10 y 14 a√Īos son lectores de c√≥mic. Eso supone un aumento de casi 4 puntos respecto al anterior bar√≥metro (2018). Un dato que nos avanza Gerardo Miguel, jefe de prensa de la Federaci√≥n de Gremios de Editores de Espa√Īa, y que nos hace ver que la lectura de c√≥mic en Espa√Īa se est√° disparando.

Por eso es importante que, en el per√≠odo de iniciaci√≥n a la lectura (hasta los 9 a√Īos), los padres apostemos por el material que quieran leer nuestros hijos (en la mayor√≠a de los casos, c√≥mic y libro ilustrado), en lugar de obligarles a leer lo que nosotros consideremos m√°s adecuado, pues eso podr√≠a hacer que peligrara su inter√©s por la lectura.

 

Es una edad en la que los ni√Īos adoran dibujar y ver dibujos, leer textos sencillos y enorgullecerse de los proyectos acabados; su nivel de atenci√≥n es mayor, y se ven m√°s capaces de terminar un t√≠tulo si el material de lectura les aporta un extra a√Īadido, como vi√Īetas coloridas, √≠dolos con los que sentirse identificados o personajes que se convierten en amigos con los que vivir aventuras. Y si a√ļn no saben leer o no lo hacen con soltura, formemos parte de ese casi 85¬†% de padres que leemos a/con nuestros hijos, para invitarles a trabajar, casi sin darse cuenta, valores como la amistad y el respeto, y ayudarles a resolver las dudas que les puedan surgir, como de qu√© tama√Īo es la nariz de los gnomos, a qu√© huelen los trols o cu√°ntos a√Īos tiene F√©lix.¬†

 

¬ŅNo sabes qui√©n es F√©lix? Pues un trol amigo de Calcita. Huele a queso podrido y come piedras, se ha colado en su habitaci√≥n a trav√©s del ba√ļl de los juguetes y que dice que los trols y los gnomos llevan a√Īos peleados. F√©lix y Calcita viajar√°n al mundo de los trols para conseguir que todos vuelvan a ser amigos. ¬°Y todo eso antes de la hora de la cena!¬†Esta disparatada historia, llena de acci√≥n y mundos incre√≠bles, pertenece a la nueva colecci√≥n de aventuras de Artur Laperla, autor de Superpatata (con m√°s de 40¬†000 ejemplares vendidos en Espa√Īa).

¬ŅAcompa√Īas a F√©lix al mundo de los trolls?

 

 

Comp√°rtelo: