Loading...

Noticia

Desde que un bebé nace empieza a crear vínculos con aquellos que le rodean y le quieren. Y lo hace a través de sus sentidos, que son sus principales vías de comunicación. A través del tacto se tranquiliza cuando está nervioso; a través de la visión entiende su entorno y mediante sonidos intenta imitar las voces humanas para comunicarse con los demás. 


El inglés John Bowlby, una de las figuras más relevantes en la psicología infantil del siglo XX, dedicó gran parte de su trabajo y estudios a analizar el desarrollo infantil. Él fue el autor de la Teoría del apego, que ha sido utilizada por miles de profesionales y que hace referencia a que este vínculo que crea el niño es fundamental para el desarrollo de su personalidad.

«La teoría del apego es una forma de conceptualizar la propensión de los seres humanos a formar vínculos afectivos fuertes con los demás y de extender las diversas maneras de expresar emociones de angustia, depresión, enfado cuando son abandonados o viven una separación o pérdida».

John Bowlby (1998)

Miriam Tirado nos explica en su último álbum ilustrado, El hilo invisible, la importancia de los vínculos que nos unen a nuestros seres queridos. Un concepto que en ocasiones resulta difícil explicar a los niños ya que se trata de algo intangible, que no pueden ver ni tocar pero que tiene una gran importancia a la hora de que se sientan seguros y queridos.


Tener claro la relación y lazo que existe entre ellos y las personas que les quieren les servirá para poder afrontar mejor y encajar algunos cambios con los que tendrán que lidiar a lo largo de su vida: desde el inicio en un colegio nuevo hasta la muerte de un ser querido. Numerosos psicólogos y especialistas afirman que estos lazos invisibles son indispensables para que el niño pueda desarrollarse con normalidad y aprenda a vivir sin miedo.

El amor, el olor de la menta de casa de la abuela, la felicidad, el miedo o el silencio tienen en común que no pueden verse, al igual que los vínculos y que las cosas más importantes de la vida.

Miriam Tirado es consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Le hemos hecho unas preguntas sobre su álbum ilustrado El hilo invisible y esto es lo que nos ha contestado:


Trata de la fuerza del vínculo entre personas, eso que no se ve ni se toca, pero que nos puede mantener conectados con seres queridos y nos puede ayudar en momentos de dificultad. He querido transmitir a los niños y niñas que nunca están solos, porque los vínculos que nos unen hacen que la vibración de esos seres queridos siga con nosotros, aunque no estemos juntos en el mismo lugar y en el mismo momento. 


Para mí muchísima, porque les ayudamos a conectar con la ?no forma?, con lo que no se ve y no se toca, pero que tiene una importancia crucial a la hora de sentirnos seguros, vinculados, amados, sostenidos. Si entienden el valor de los vínculos que les unen a sus seres queridos, podrán transitar muchísimo mejor por momentos en los que estén sin esas personas y necesiten sacar fuerzas de su interior.  


Les da seguridad para hacer frente a las cosas que les traiga la vida: muerte de seres queridos, separación de sus padres, inicios escolares, etc. Sentirse conectados aunque no estemos juntos les ayudará a poder ser más resilientes y encajar mucho mejor estas situaciones que la vida trae.  


Con niños pequeños, desde la imaginación, pero también desde la Naturaleza, conectando con lo esencial y especialmente, a través de ejemplos que puedan comprender perfectamente. Y con humor.


El amor, la fuerza del vínculo seguro, y la conexión más allá del tiempo y el espacio. El valor de lo no material. 


Que somos mucho más de lo que vemos y que estamos muchísimo más sostenidos de lo que creemos. 

Compártelo: